jueves, 17 de octubre de 2013

Análisis Final Fantasy XIII

En  el cuento de El Rey desnudo de Christian Andersen unos pícaros le confeccionan a un rey un traje realizado con las mejores y más suaves telas habidas y por haber con la particularidad de que esas telas son invisibles a los ojos de los necios. Obviamente ningún traje había sido realizado y estos pícaros se aprovechaban del hecho de que nadie se atrevería a decir que no veía el traje  ya que en ese caso quedaría patente de que se trataba de un estúpido siendo el primero en decir que veía el traje el propio rey. De esta forma los pícaros podrían quedarse con el dinero y los materiales de la confección.  Así llegó el día de realizar un desfile y el rey salió a la calle con el traje puesto sin ser consciente de que estaba saliendo a la calle a pasearse totalmente desnudo. Como la gente que asistía al desfile tampoco quería admitir que eran unos necios delante de los demás todos aclamaron  las bellas ropas del rey simulando el hecho de que las podían apreciar perfectamente hasta que un niño gritó que el rey iba desnudo haciendo que la gente entrase en razón y todos reconociesen la desnudez del rey. En este caso Final Fantasy XIII es el rey y por desgracia en Square Enix no quedaba ningún niño que les hiciese entrar en razón. 



Final Fantasy XIII es una prisión. Y no lo digo por el ya conocido por todos hecho de que sus mapeados sean completos y claustrofóbicos pasillos en línea recta y su estructura se componga de una alternancia de línea recta-cinemática continua durante más de cuarenta horas, es más, no tengo ningún problema con ello y en ningún momento me ha llegado a molestar demasiado. Vale, siempre se agradece más en juegos de este estilo el hecho de tener que buscarse un poco la vida para encontrar el camino correcto del dungeon de turno, de trastear por caminos que no llevan a ningún lugar y demás, pero hay que ser justos y reconocer que FFXIII también tiene, sobretodo llegados al último tercio del juego, zonas que escapan de esa tediosa linealidad para algunos. No, Final Fantasy XIII no es una prisión por eso, este capítulo de la saga es una prisión porque somete bajo su yugo al jugador y elimina toda capacidad de decisión en lo referente a combates y progreso de los personajes. Sólo hay una forma de avanzar en el juego y es a la que te somete Square. 




Square se cree el rey y no es capaz de reconocer que va en pelotas. Dan tan por hecho que su juego  es tan importante que todo lo que hagan con él será aceptado inmediatamente por los fans y parece que nadie es capaz de plantarle cara y gritarles que en realidad van con la poronga al descubierto. Square cree que su juego es tan importante que se atreve incluso a ignorar la narrativa del mismo. ¿Para qué poner en situación al jugador? ¿Para que narrar la historia bien? Es Final Fantasy, años antes de que lo saquemos a la venta el jugador ya se habrá leído de qué va la historia y se conocerá todos y cada uno de los personaje incluso antes de ponerse a jugar con ellos y si no, ya se comprarán el juego con la guía, porque, ya sabéis, estos juegos se compran en pack con la guía. Eso es lo que parece pensar y creer a pies juntillas la gente de Square, en caso contrario no se logra entender  lo que sucede con este juego. 
Empecé a jugar sin conocer ningún tipo de trasfondo del juego y tras más de diez horas de juego no entendía nada de lo que ocurría. No conocía la localización del juego ni sus zonas, ni los personajes, ni la forma de gobierno de la que hablaban ni nada de nada. No sabía que carajo era Paals, me hablaban de algo llamado el Nido, de Fal'cie, de Lu'cie, de el Sanctum...Y yo con cara de idiota iba esperando hora tras hora que en un momento del juego tuviesen la decencia de pararse a explicar qué era todo aquello y ponerme en situación. Pero eso no ocurrió. Llegado un momento tuve que pausar el juego e irme a la sección de glosario del menú y empezar a leerlo todo explicado ahí. ¿Qué tipo de narrativa deficiente es la que da por hecho cosas? ¿Qué tipo de guión es uno en el que se te hablan de elementos que no han sido presentados  confiando en que el jugador ya se buscará la vida? En otros juegos son los propios personajes los que te ponen en situación. ¿Recordáis los graciosos personajes NPC con animación en bucle de los juegos de rol de antaño? ¿Aquellos con sus frases predefinidas que se repetía una y otra vez? Eran los encargados de construir el trasfondo de los mundos y aquí no existen, no hay ningún elemento ajeno a la narrativa principal que nos ponga en situación, no hay gante con la que conversar y que nos expliquen dónde estamos y el porqué de las cosas y desde luego la narrativa principal no pone nada de su lado para enseñar el trasfondo del juego y va a piñón a explicar lo que quiere explicar y punto. Es imperdonable y a Square se la suda, porque para algo Final Fantasy es el rey y si no ves el argumento es que eres necio. 



Me sorprende de igual manera que durante todos los años de desarrollo del juego nadie del equipo se atreviese a decir que el sistema de combate era inefectivo y malo y que algo así no podía salir a la venta. Pero, claro, ¿Quién se iba a atrever a decirle al rey que iba en pelotas por la calle? Lo pienso y cuanto más lo pienso más imposible me parece que un título tan importante haya llegado a salir a la venta con un sistema de batalla, que componen más del cincuenta por ciento de las horas de juego en un título de este estilo, tan y tan flojo y sumamente inferior a los anteriores capítulos de la saga. Y aquí vuelve la prisión de la que os hablaba antes. Final Fantasy XIII sólo permite un camino: Olvidad el llevar el control de todos los personajes, en FFXII sólo controlamos a un personaje y luego nuestros dos compañeros son manejados por la IA del propio juego, pero no una IA maravillosa como la que tenía el anterior capítulo de la saga y donde todos los parámetros  y formas de actuar de ésta podían ser  decididos por el jugador en todo momento gracias al enorme sistema de gambits. Tampoco es una IA de la que podamos tomar el control y realizar acciones a nuestra conveniencia en el momento necesario. Es una IA que actúa a su rollo y que simplemente está por ahí haciendo sus cosas. De igual forma en el juego se ha tomado la sabia decisión de que si nuestro personaje muere perdemos automáticamente el combate, así que estamos supeditados a tomar la decisión apropiada -y lo digo en singular porque en cada combate sólo hay una forma apropiada de proceder- porque en caso contrario perderemos y veremos un bonito Game Over. Decisión absurda donde las haya porque si en un combate, por poner un ejemplo simple, aparecen cuatro enemigos  todos deciden atacar en masa al líder nos matarán al acto, si un enemigo usa una magia que provoque muerte instantánea perderemos al acto si husmeamos en una zona de más nivel y un enemigo que nos propasa en fuerza nos mata perderemos en el acto. Olvidaos de poder pasar a controlar otro personaje, cambiar la táctica al vuelo y resolver la situación con la capacidad adaptativa que permitían otros juegos, olvidaos de remontadas milagrosas cuando sólo tenemos un personaje en pie, de salir huyendo y salvar el culo...Nada de eso se permite en Final Fantasy XIII porque eso sería dar al jugador libertad, y recordad, esto es una prisión. 



Olvidaos también de las subidas de nivel, aquí no existen, ni de desarrollar a los personajes libremente, Final Fantasy no permite al jugador trastear parámetros, no hay defensa, no hay porcentaje de críticos, ni rapidez, no hay puntos de experiencia, ni más progreso que un simple árbol de habilidades que no nos permite ir libremente por el camino que encontremos más apropiado. En cada "trabajo" de los tres permitidos por cada personaje en un principio sólo tendremos un camino en línea recta para avanzar y adquiriremos las habilidades y características -que sólo son tres: ataque, magia y vida- al ritmo que el juego quiera. Olvidad la libertad de las materias, de los enlaces con GF, de un tablero de esferas para recorrer a nuestro antojo realizando los personajes que queramos...En Final Fantasy XIII sólo hay dos maneras de hacer las cosas: La de Square-Enix y la puta calle. Tampoco esperéis, ni de coña, el poder combinar a vuestro antojo esos "trabajos "o funciones en los personajes. No esperéis poder sobrevivir con tres magos o con un equipo formado casi en totalidad por atacantes físicos. FFXIII te obliga a usar en cada momento la formación que sus desarrolladores quieren, no vas a tener ni por un momento varias opciones para superar los combates y es más, si utilizáis la habilidad Libra en batalla (la que os dice todos los datos del enemigo) os dirán incluso la forma en la que debéis combatirlo: "Usa magia Prisa", "Es útil debilitar la coraza" "Protégete de sus fuertes ataques físicos"...Incluso a veces sin ni tan siquiera utilizar la magia os irán apareciendo datos que os soplarán la forma en la que acabar con los enemigos y os vais a ver obligados a llevar las formaciones que el juego quiera y cuando quiera si queréis avanzar tranquilamente por el juego. Tampoco esperéis el cambiar de forma individual la formación de cada personaje durante la batalla ya que estas se cambian por formaciones prefijadas que van de tres en tres y mientras que el juego nos deja personalizarlas en batalla no podremos tener todas las opciones posibles y a veces vais a encontraros con que para tener un personaje haciendo el "trabajo" necesario en una situación has de tener a otro parado sin hacer nada porque no es necesario curar o no se requiere atacar con golpes físicos, etc. 



De igual modo -y es que el sistema de combate de este juego da para rellenar todo un compendio- se ha introducido una característica en las peleas que es la del aturdimiento. Cada enemigo tiene una barra con un porcentaje que va subiendo a medida que realizamos ataques en cadena y que al llegar a determinado punto aturde al personaje y lo deja totalmente vulnerable para recibir nuestros ataques y proporcionarle dolor  extremo. La idea no suena mal salvo por el absurdo hecho de que mientras que llegamos a este punto crítico nuestros ataques hacen un daño mínimo e irrisorio y cuando conseguimos aturdir hacemos un daño extremo, pero a veces llegar a ese momento puede ser un proceso largo y aburrido. Para empezar los ataques físicos prácticamente no suben la barra de aturdimiento y te ves obligado a usar personajes con ataque mágico si queremos llegar a cargarnos el rival. -toma libertad- y para continuar se abusa de ésto para regalarnos a cada paso con enemigos que cuentan con una cantidad de vida absurda de cientos de miles  y a veces de millones de puntos de vida que hacen que las peleas hasta con enemigos simples duren demasiado y se conviertan en aburridas y repetitivas porque encima el juego peca en su desarrollo principal de poca variedad de enemigos y alineaciones repetitivas de los mismos.

También el sistema de armamento y equipamiento del juego es para echarle de comer a parte. Olvidad el tema de ir encontrando armas más poderosas a vuestro paso en tiendas y cofres. Encontraréis, sí, pero tienen tan poca diferencia entre ellas que es totalmente posible -y de hecho yo lo he hecho- acabarse el juego con las primeras armas que encontramos para cada personaje. La supuesta gracia del tema es que existe un taller en el que podemos utilizar ingredientes  para mejorar y subir de nivel el equipo e ir desbloqueando características en éste -tampoco muchas porque como ya he comentado en este juego se han cargado la mayor parte de las estadísticas de los personajes y hay pocas cosas en las que incidir-. El problema de ésto es que el juego cumple su labor de explicarte este sistema fatal, prácticamente te lo mencionan de pasada y a desgana y te encuentras con el culo al aire porque no sabes como utilizar los ingredientes, ni en qué cantidad ni qué hacer con los catalizadores que permiten transformar un arma en otra,  ni si es mejor usar orgánicos o mecánicos...Square una vez más da tan por hecho de que ya te informarás por tu cuenta y que te comprarás el juego de forma conjunta con la guía que le suda las pelotas de explicártelo en el mismo No esperéis un sistema de alquimia como pudiera ser Dragon Quest donde vais encontrando las recetas para el nuevo equipo por el mundo y te lo explican todo bien.


¿Ves este bicho? Pues como quieras hacer el contenido final del juego tendrás que matar un trillón de ellos.

No puedo negar tampoco que a mi las típicas japonesadas tan criticadas hoy en día me gustan. Disfruto con argumentos simples como los de los ya mencionados Dragon Quest, con series shonen como Naruto o con el manido argumento típico y tópico ya visto mil y una vez antes. Por desgracia, aunque el argumento de FFXIII no está mal -siempre que hagas el esfuerzo de ponerte en situación por tu lado para poder pillar el hilo- y tiene momentos épicos y emotivos todo esto cae derrumbado por un gran pero del título: La subnormalidad profunda de sus personajes. Y es que no sé qué narices ocurre últimamente con Square que insiste una y otra vez en incluir en sus juegos a personajes odiables/ostiables. Y es que si Waka, Vaan o Penelo os podían llegar a provocar auténticas úlceras y odio visceral lo que os espera en FFXIII en forma de Hope, Vanille, Snow, Zash y compañía es mucho peor. Preparaos para sus diálogos y reacciones absurdas y sin sentido y no esperéis pillar demasiado cariño a los protagonistas más que a Lightning y su mala leche perenne o a Fang. Es una pena que entre el mal trabajo del juego en poner en situación al jugador y los malos protagonistas elegidos para la acción se desaproveche una historia a la que se le podría haber sacado mucho jugo. Sin duda el guión necesitaba mucho más trabajo pero nadie en Square parece haber sido capaz de señalar esto porque, total, es Final Fantasy.

En lo que sí me tengo que quitar el sombrero es en el trabajo realizado en el apartado de audio de Final Fantasy XIII, puesto que ya no es simplemente que la banda sonora sea muy bonita y con temas preciosos que hacen una delicia nuestra estada por su mundo y dan un ambiente mágico -como el llamado The Grapa Whitewood- si no que el sonido saca totalmente provecho del 5.1. Pocos juegos son los que me han hecho sentirme totalmente envuelto por la esencia del mundo, por el sentir los ruidos, pasos, crujidos  y demás detrás de mi o sentir caer agua o notar el grito de un bicho pasar de lado a lado de mis orejas. Sin duda se ha puesto un gran esfuerzo en este apartado y estaría muy feo hablar del juego y no mencionarlo.



Mira que soy permisivo y puedo entender muchas cosas. Acepto la linealidad de los mapeados, no tener mapa mundi, no tener ciudades con tiendas...Muchas cosas que para otros son negativas y criticables. Pero no puedo aceptar sentirme atrapado en un juego al que se le supone libertad. No entiendo por qué no puedo evolucionar mis personajes libremente, por qué no puedo cambiar dinámicamente de personajes, porque no hay prácticamente stats, porque no hay apenas armas ni equipo, porque no puedo ajustar las formaciones de forma individual y tener todas las opciones en batalla o... No entiendo tampoco por qué el juego no hace el esfuerzo de colocar al jugador en situación ni por qué dan por hecho de que yo antes de jugar me voy a informar sobre el argumento y su mundo. No admito el que asuman que por ser Final Fantasy me habré tragado toda la información previa al juego o me haré con la guía... Final Fantasy XIII no es mal juego, que no se me malinterprete, pero no es un buen Final Fantasy, la vagancia y el dar por hecho cosas le está haciendo mucho daño a la franquicia y este juego es buena muestra de ello.

Lo mejor:
-Es largo y tiene un montón de horas de juego que nos proporcionarán entretenimiento. Cuando le hemos cogido el punto y llegados a la parte del final la cosa mejora bastante.
-El sonido, tanto la banda sonora como los efectos de sonido y la forma en la que nos envuelven.
-Gráficamente mantiene muy bien el tipo.

Lo peor:
-No da opción al jugador a tener libertad ni jugar como él quiere. Lo peor de todo es que a cada paso que se da queda patente y es muy frustrante. 
-El sistema de combate es lo peor. Seguramente el peor de toda la saga y con diferencia. 

Nota: 6

6 comentarios:

  1. yo jugue 10 horas que se me hicieron eternas. Llego un momento en el que decidí mandarlo a la mierda y a otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Coincido al 100% con el análisis. E incluso se me antoja algo alto ese 6, más que nada porque como juego de rol fracasa en demasiados aspectos. También he de decir que pese a todos los fallos no se me hizo un juego aburrido (que sí pesado a veces).

    ResponderEliminar
  3. No considero que sea mal juego, pero aunque sea un pasillo como en otros muchos RPG, en este se hace notar bastante. Como dice Félix, no es un juego aburrido, aunque ya de ultimas solo quería terminarlo como fuese, por que tampoco hay muchas cosas interesantes que hacer en el escampado ese. Unos escenarios de 10 con unos personajes sin ningún carisma, con el típico llorón, el guay fuertecito, la tontita, la machorra, el gracioso, y Lightning, que pese a molar visualmente, es un personaje insípido. En fin, una pena lo de este juego.

    ResponderEliminar
  4. Tiene razón, estoy de acuerdo contigo; muchas veces al hacer una nueva versión se cargan lo que era mejor. Puede ser cuestión de gustos, pero para mí personalmente me gusta más hasta el Final Fantasy X.

    ResponderEliminar
  5. Me has hecho buscar la palabra "poronga" en el diccionario. Ilústrame un poco más, porque ahí pone que es una tinaja xD.

    Me ahorraré el volver a repetirme con mis cosas sobre este juego. Ya sabes que a mí me gustó y lo pasé pipa con él xD. En fin, hablemos de tu análisis, que me ha gustado mucho. Y me ha gustado porque le das una perspectiva poco usual a la de las reseñas que se le hacen normalmente, donde pocas veces se extienden en este apartado. Lo cierto es que yo me iba leyendo los archivos desbloqueados del glosario según iban saltando, así que no me di cuenta de esa deficiencia en la narrativa, pero puede que tengas razón (claro, ahora para mí es complicado recordarlo, puesto que toda la información me llegó debidamente entre juego y textos).

    En el fondo es curioso. Porque estamos ante un juego tremendamente guiado, tutorializado, y resulta que da por supuesto que la info profunda la sacas de la guía. No deja de ser un híbrido extraño xD.

    En cualquier caso, entiendo todas las razones que das y mi única conclusión es que lamento que no te lo hayas podido pasar tan bien con él como yo.

    Fang era mi favorita =3
    Lightning empieza bien, pero según avanza la historia destrozan completamente el personaje. No tiene ninguna consistencia :(
    Snow me medio-gusta. Pero tienes razón, el resto son muy odiosos, especialmente Hope (=_=)

    ¡Besito!

    ResponderEliminar
  6. Prácticamente apoyo punto por punto tu texto, a excepción quizás del "mejora al final" porque realmente no llegué al final. Diablos, estaba tan ralladísimo y hastiado a las 20 horas que me marqué un "A la mierda" y vi las cutscenes restantes por youtube... ¡Y hasta así me aburrí! Un esperpénto que no me explico cómo diablos decidieron dar luz verde en Square.

    ResponderEliminar