miércoles, 8 de mayo de 2013

Retro Análisis: Strider Hiryu

Strider Hyriu es un ejemplo magistral de cómo los juegos de acción debieran ser, ajenos a la duración, rápidos, frenéticos, variados, rejugables, espectaculares y retantes. La recreativa que Capcom se marcó a finales de los 80 para su flamante placa CPS es eso y más. Una muestra de que hay juegos que no sufren el paso del tiempo, que tantos años después sigue apeteciendo volver a ellas y realizar un recorrido por su mundo para comprobar que nada ha cambiado, que todo sigue siendo tal y como lo recordábamos y volver a vivir una vez más la forma en que el strider Hiryu recorre su camino desde la fría estepa siberiana hasta la tercera luna para acabar con el emperador Meioh.

Strider mostraba ante todo el poderío de la nueva placa arcade de Capcom que tantas alegrías le dio a esta compañía en forma de clásicos atemporales como Ghouls and Ghosts, Final Fight o Street Fighter II entre muchos otros. A la excelente paleta de color utilizada en todos los escenarios había que sumarles la increíble animación de nuestro personaje, todo un ninja del futuro capaz de colgarse y descolgarse por cualquier pared y saliente posible. Hiryu presenta una cantidad de cuadros de animación bastante sorprendente para la  época, adaptándose en todo momento  a los desniveles y rampas de las fases mostrando perfectamente como estas afectan a su posición y le cuesta más o menos desplazarse por ellas. Además es capaz de quedarse colgado de cualquier tipo de pared o techo gracias a su gancho y avanzar por toda clase de entornos, así como cuenta con un par de saltos diferentes dependiendo de si lo hace de forma vertical o avanzando es una espectacular pirueta por el aire o un derrape por el suelo capaz de acabar con los enemigos a los que arrolle. Como decimos, una animación de lujo.



Y es que si algo describe a Strider es la espectacularidad de todo el desarrollo. Olvidaos de las concepciones clásicas de los juegos de acción ya que el título de Capcom se las pasa todas por el forro con el claro propósito de hacer que el jugador no deje nunca de sorprenderse antes la variedad de situaciones que nos presenta el juego. Olvidad la estructura clásica de tener los jefes al final de fase, en Strider podemos encontrarnos un monstrenco de enormes proporciones nada más comenzar el nivel, podemos vencer a un jefe que nos hace girar a su alrededor con gravedad cero para luego tener que huir de una nave en llamas para concluir la fase, esperad descender montañas nevadas huyendo de trampas explosivas para efectuar saltos sobre precipicios en el último momento, esperad recorrer fases con la gravedad totalmente invertida, de viajar a lomos de dinosaurios...Strider es variedad y epicidad de principio a fin.



Qué decir del apartado sonoro más allá de que Capcom realiza un derroche de medios totalmente espectacular.  A las voces digitalizadas que plagan las secciones entre niveles que desarrollan de manera muy rápida el argumento del juego tenemos que añadir la gran variedad de composiciones musicales de las que consta el juego, llegando a tener cada fase hasta cuatro o cinco  temas diferentes que acompañan el transcurso de éstas, todos ellos contando con una gran calidad y adaptándose perfectamente a la situación de cada momento sabiendo impregnar al juego del toque futurista que pretende tener. Las pìstas que suenan alternan desde temas épicos que cuadran a la perfección con zonas como el primer nivel o el último, con otros temas más tranquilos e industriales, temas que parecen sacados de una película Sci-Fi de los ochenta como los que acompañan el ataque a la nave aérea Balrog o temas tribales que casan a las mil maravillas con el escenario de la jungla. Sin duda la de Strider es una Banda sonora que se puede escuchar perfectamente de forma independiente  para disfrutarla al máximo.



Jugablemente no hay mucho que explicar sobre Strider ya que, dejando de lado la variedad y epicidad de las múltiples situaciones donde nos mete el juego, éste no deja de ser un arcade de acción al uso, con alguna mini-sección de plataformas, pero totalmente centrado en derrotar a los enemigos que nos vamos encontrando a través del, años atrás tan habitual, ensayo y error para aprender rutinas de enemigos, patrones para avanzar sin recibir daño y zonas seguras de los escenarios. Strider es de esos juegos que al poco de empezar a jugar no haremos más que perder vidas y gastar monedas como un loco para comprobar que a cada nuevo intento avanzamos un poco más lejos. Strider es un juego de aprendizaje y constancia que una vez le hemos dedicado su tiempo nos permitirá acabarlo en menos de una hora de juego y por lo tanto es de esos títulos que siempre apetece revisitar en forma de rejugada para volver a deleitarnos con sus gráficos, su desarrollo y su banda sonora.
Para enfrentarse a las dificultades del camino Strider cuenta con varios Powe Up que facilitan su camino, como son por ejemplo los aumentos de poder de la Cypher, nuestra espada laser, el ítem que nos permite sacar copias de nuestro personaje que nos acompañan y permiten atacar de forma más contundente, las ampliaciones de salud del personaje, el invocar un pájaro guardian robótico que aniquilará todos los enemigos en pantalla o el objeto más interesante, los pequeños robots acompañantes que nos protegen y disparan a los enemigos y que una vez que acumulemos tres se transformarán en un espectacular dientes de sable cyborg que nos acompañará dando buena cuenta de nuestros enemigos.



Strider es el claro ejemplo de como deben ser los juegos de acción: intensos, variados, rejugables, épicos y cuidados en todos sus apartados hasta el extremo. Strider es belleza gráfica , buen gusto y buen hacer, una oda a las películas y animes de ciencia ficción de los ochenta, retante pero a la vez capaz de recompensar al jugador que le dedica un poco de tiempo, un juego para los jugadores clásicos de antaño que no temen repetir una sección de juego una y otra vez hasta memorizarla y convertir sus partidas en un juego bonito digno de ver, de aquellos que reunían antaño a la gente alrededor de una recreativa para observar a alguien que domina jugar. Strider es además, belleza sonora, con un derroche de composiciones que resulta hasta insultante al ver que se han creado auténticos temazos para secciones de juego que duran apenas unos segundos. Strider es un imprescindible que debiera estar en la colección de cualquier jugador sin ningún tipo de duda, sea en versión recreativa -en cualquiera de los múltiples recopilatorios- o bien en la maravillosa conversión para Mega Drive. 

Lo mejor:
-Gráficos, música y sonido.
-Espectacular, rejugable, frenético y épico.
-Lo variado que es para ser un título, que de hecho, es muy corto, sin duda se puso toda la carne en el asador.

Lo peor:
-Cuando recibimos un impacto este nos puede hacer rodar varios metros atrás provocando horrorosas y fastidiosas muertes.
-Cuando luchamos contra el boss gravitatorio a veces un bug nos puede mandar fuera de la pantalla matándonos directamente.

Nota: 10


12 comentarios:

  1. Un juego espectacular y muy variado, tanto el original como la versión para Mega Drive, que me dejaron en su momento. Según tengo oído, hay gente que piensa que la de Mega es algo más difícil porque los robots de ayuda que puede conseguir Strider son algo más inútiles en la versión de la 16 bits.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad no me he parado a fijarme nunca en si los robots de la versión de Mega hacían más daño o no. Tampoco es que tenga muy presente si es más difícil o no, recuerdo habérme pasado esa versión hace ya muchísimos años y no haber hecho más que alguna partida esporádica alguna que otra vez ya que siempre que juego lo hago en la versión Arcade bien en PSP, PSx en el pack Strider 1&2 o vía emulador.

      Eliminar
  2. Qué juegazo! De mis preferidos en megadrive (por suerte, una conversión excelente, a diferencia de lo que sucedió en ordenadores), como dices, la intensidad, espectacularidad y esas músicas adaptadas perfectamente al ritmo del juego forman un conjunto fantástico.

    Además, tiene muchos detallitos geniales, como los rusos del primer nivel que piden clemencia pero si les perdonas, al darles la espalda te intentan matar...y en general, toda esa ambientación "sutilmente" soviética del primer nivel, con el rubio forzudo a la mitad que podría ser Ivan Drago de Rocky IV o el enemigo final formado por los miembros del Parlamento-Duma fusionados en un ciempiés con su hoz y martillo...siempre he alucinado con eso, me parece genial en el sentido más literal!

    Por cierto, que conocí tu blog hace meses precisamente con la otra entrada que tienes sobre Hiryu, y que me sirvió para conseguir información para la primera entrada del mío :D

    Lo que comenta Isaac, la verdad es que en megadrive la pantera-tigre es inútil, y el aguila prácticamente no hace nada (aunque para mi en el arcade tampoco)...pero los robotillos sí que ayudan, y en mi opinión el de megadrive en nivel normal y difícil lo único que tienen más difícil es que en el nivel de la luna artificial caen bombas que complican más la zona de saltos (por cierto, esa mal llamada "tercera luna"...si la primera es la natural, y esta es la tercera, cuál es la segunda?!?)

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo digo porque Maskaman en un gameplay que tiene comentado del Strider de Mega Drive dice que en la recreativa los robots estos son mucho más activos y agresivos, y que se lanzan tan directamente a por los enemigos que incluso recuerdo que dijo algo así que podía matar ellos mismos al jefe sin que Strider interviniese, o algo así.

      Eliminar
    2. Hombre, yo he jugado mucho más al de megadrive que al arcade, pero los robotillos en megadrive también se cargan a algunos subjefes, como el Ivan Drago o el cazarrecompensas del segundo nivel antes de bajar por la montaña, pero puede ser que en el arcade aún sean más bestias...desde luego Maska es un megacrack, así que si lo comenta le doy crédito.

      Un saludo!!!

      Eliminar
    3. Me alegro que llegases al blog con una entrada sobre Hiryu (un día tengo que ponerme a revisar comentarios de entradas viejas ^_^U), para mi es, como puede verse, uno de los mejores juegos que se han parido y siempre me viene a bien echarme una partidilla, por jugabilidad, personaje, ambientación...La segunda parte -la oficial, no la apestosa de US GOLD- también es muy buen juego, pero en algunas cosas languidece al lado del original.

      A mi el primer enemigo con todos los miembros del senado transformándose también me parece una maravilla, es un símbolo de los juegos de acción.

      De conversiones también son muy buenas la del Sharp X68000 que es básicamente el arcade 1:1 y la de PC engine, que no llega al nivel de Mega Drive, pero tiene un nivel extra en el desierto -no sé donde debe encajar en una historia tan lineal como tiene Strider- y escenas "cinemáticas" entre fases. Algún día me haré con esta última porque le tengo MUCHAS GANAS.

      Eliminar
  3. Jejeje, cómo se nota que es uno de tus juegos más queridos. Desprende amor retro del tuyo por todas partes ^o^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda es uno de mis juegos preferidos de la historia y un innamovible de mi TOP 10 particular.

      Junto a Wonder Boy The monster Trap/Adventure Island ya van dos de mis preferidos de los que hablo en el blog ^^

      Eliminar
    2. Eso me hace pensar en cosas~

      Eliminar
  4. Muy buena entrada dedicada a Strider. Es un personaje en sí (Hiryu) que me encanta estéticamente.

    El juego en sí también me gusta, pero llegué a conocerlo por el Strider 2 de PSX, ya que no tenia ni idea de que existiera nantes otros títulos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Hiryu es un gran icono de los videojuegos de acción y ahora de los de lucha.

      Strider 2 por su lado es también un pedazo de juego de acción y muy divertido aunque creo que le falta un algo para estar a la misma altura que la primera entrega, por ejemplo en el apartado de sonido que queda bastante en segundo plano y tiene más "chunda-chunda".

      Algún día le dedicaré una entrada a esta segunda parte y, por qué no, a la secuela espiritual de Cannon Dancer que es un juegazo también.

      Eliminar